en Friki World 2.4

Dragon Quest VIII: El Periplo del Rey Maldito (PS2)

El pasado fin de semana pude por fin pasarme el que tal vez es uno de los mejores juegos que he jugado, el Dragon Quest VIII de la PS2.

Este juego lo empecé a jugar hace casi 2 años y ya por aquel entonces sabía que era largo, pero no esperaba las más de 80 horas que me ha costado, pero hablamos del juego…

Dragon Quest VIII es un RPG puro y duro, es decir, típico RPG donde hay que subir de nivel, donde hay que entrar en cuevas y mazmorras, equipar a nuestro equipo con las mayores armas posibles, donde hay que guardar mucho, donde hay mucho que buscar y donde hay mucho enemigo que aniquilar, todo esto elevado al máximo es Dragon Quest VIII.

La historia nos lleva al reino de Trodein, donde un malvado mago, Dhoulmagus ha hecho una maldición al rey de Trodein y a su hija, transformándolos a uno en monstruo y a otra en una yegua. Tú, el personaje protagonista, eras uno de los encargados de la seguridad y sales vivo del ataque… a partir de este momento el objetivo es claro, derrotar a Dhoulmagus y devolver al Rey Trode y a Medea, su hija, a su estado normal.

Es un gran juego, no sólo por su duración, si no por toda la ambientación alrededor de él, sólo hay que recordar que el encargado del diseño de personajes es Akira Toriyama y eso se nota en cada uno de los personajes del juego, desde los protagonistas, hasta los ‘simpáticos’ monstruos a los cuales nos vamos a enfrentar.

En cuanto al apartado técnico, los personajes están modelados mediante la técnica del cel-shaded con lo cual la sensación de estar ante una película de animación se agranda en cada una de las escenas, si a esto le sumamos el gran sentido del humor de los personajes/monstruos hace que gráficamente sea una gozada de juego.

La BSO está compuesta por Koichi Sugiyama creador de las BSOs de la gran mayoría de Dragon Quests dándole ese toque mágico que tanto se agradece para este tipo de juegos.

En definitiva, se junta todo para lograr un juego brutal, una auténtica barbaridad que debería ser obligatorio jugar para todo aquel amante de los RPGs.

Puedes seguir como fue toda la aventura en el Diario del Periplo, un pequeño proyecto que empecé con el juego y donde cuento en primera persona como ha ido el desarrollo del juego, de principio a fin.

+ Diario del Periplo

Oyendo: Dru Hill – Away

Escribe un comentario

Comentario