Luke Cage

Recuerdo hace mucho tiempo cuando surgió el trailer de Luke Cage que la serie en un principio no me llamaba mucho. Luego poco a poco entendí que encontraba dentro del universo Marvel que se había creado en Netflix y que era una pieza más de The Defenders, así que tocaba verla.

Pero qué equivocado estaba, cuando empezó la serie y empezó esa BSO de fondo, con esos planos, ese Raphael Saadiq saliendo en los primeros capis cantando y haciendo de Raphael Saadiq!!!! Espectactacular!!!

Pero vamos a la serie… el personaje de Luke Cage había salido ya antes en Jessica Jones, de hecho ya vemos lo que puede hacer o dar de sí, con ese ‘poder‘ de ser casi indestructible, como una roca de acero o algo similar, en su serie Luke deja el barrio de Jessi para subir a Harlem, un barrio negro, ahí llega como uno más, queriendo pasar inadvertido después de un pasado algo complicado, un volver a empezar de 0 vamos, pero enseguida vemos que eso no puede ser…

Corrupción, armas y un barrio que parece que se deshace, invita a Cage a explotar sus poderes en esta serie que si realmente te mola la música hip-hop (ojo que los títulos de los capítulos son todo títulos de canciones de Gangstarr), la temática negra y el mítico cine del blaxploitation, claramente vas a disfrutar con Luke Cage, donde todo esto se junta para dar una mezcla como hacía tiempo no veíamos.

Un apunte muy personal, qué tremendamente jugón me parece el personaje de Shades

Daredevil

Cuando decidí darme de alta en Netflix, uno de los principales motivos fue empezar el universo Marvel de series que habían por ahí.

La primera serie que se hizo dentro de esta colaboración fue Daredevil, la cual cuenta de 2 temporadas y cuya historia es la base para todo lo que ha venido después, es decir, Jessica Jones, Luke Cage e Iron Fist, que este verano se van a juntar todos ellos para ofrecernos The Defenders.

Pero vamos a Daredevil. La historia cuenta como un joven abogado ciego y con un pasado con padre boxeador, a partir de una sensibilidad extrema consigue justicia por las noches para defender a los más débiles que siempre están abusando. Vamos lo típico de todos los superhéroes. Además si teníamos en la mente la peli de Ben Affleck de 2003, la base no es nada buena, pero no, esto es totalmente diferente.

En Daredevil (la serie), vamos a encontrarnos unos personajes muy oscuros, con una trama muy misteriosa y con dos temporadas llenas de acción y con muchas cosas por resolver. Estas dos temporadas son bastante diferentes entre sí, mientras la primera es una maravillosa presentación del personaje y de como va poco a poco creciendo en la escena oscura de Hell’s Kitchen, tiene momentos muy épicos. Mientras, la segunda es ya otra trama algo diferente, que ha cogido las bases de la primera para meternos en una historia que va a ser la base total de The Defenders, con mucho más misterio y con claramente ganas de más.

Daredevil es una gran serie, con tópicos de superhéroes, sí, pero con otras cosas que la hacen diferente, como es la fotografía, que está muy cuidada dentro de la noche de la ciudad que nunca duerme y con momento, como hemos comentado en los que el capítulo, de duración aproximada 60 minutos, se te hace más que corto.

Muy recomendable.

Jessica Jones

Desde este verano estoy intentando volver a ver series, pero me he auto-puesto una norma algo extraña, pero que quiero ir cumpliendo. La norma la he titulado la regla Sith.

Para algunos que no sepáis de que os hablo, los Sith son los malos malotes de todo Star Wars, vamos, aquellos que está en el lado oscuro y los archienemigos de los Jedi. Los Sith tienen una regla casi legendaria, la Regla de Dos, la cual dice que sólo pueden haber 2 Sith, un maestro y un alumno.

Yo he aplicado esto a las series, en plan, sólo puedo ver 2 a la vez, de esa forma me centro más en las series que veo y no tengo ese agobio de seguir 28437824287243 cosas a la vez.

Hecha esta introducción extraña, pero creo que necesaria, vamos a hablar de la serie de la cual titulo el post, Jessica Jones.

Serie creada por Netflix dentro del universo Marvel de series que está haciendo el canal de streaming, cuenta la historia de la propia Jones, la cual es una investigadora privada pero que tiene ciertos poderes, tiene una fuerza fuera de lo normal. Pero también tiene un punto débil: Kilgrave.

Kilgrave es su enemigo, la persona que le ha conseguido absorber y que siempre la tendrá ahí detrás, Kilgrave también tiene un poder, controlar la mete.

Aquí durante 13 capítulos, vemos la historia de Jessica Jones en su misión de anular a Kilgrave, con todo lo que ello conlleva. Diálogos tremendos (‘Like Obi Wan, but cooler’), imagen muy cuidada (como estamos empezando a estar acostumbrados en las producciones de Netflix) y con una historia de fondo más que creíble. Mención especial para el propio Kilgrave, el cual me parece genial y tremendo, su forma de actuar y sus diálogos son de genio totalmente.

Jessica Jones demuestra como se puede hacer una serie de 1 temporada (aunque ya han confirmado que habrá 2a…) con una historia sólida, con un final sólido y que perfectamente se podría quedar ahí. Un servidor está empezando a estar más que cansado de series con infinitas temporadas, donde la clave es estirar el chicle y donde al final pierde todo el interés.

Ahora es tiempo de seguir el universo Marvel en series, empecé con Daredevil S1 (hablaremos de ella cuando acabe la S2), seguimos con Jessica Jones y ahora toca Daredevil S2, Luke Cage, Iron Fist…para seguir a estos futuros Defenders…

Wayward Pines

Wayward Pines

Hace ya tiempo, me recomendaron una serie que tenía una pinta extraña pero atrayente de Wayward Pines, una serie con Matt Dillon de protagonista sobre un agente del FBI que se veía involucrado en un misterioso accidente para acabar en una más misteriosa todavía ciudad llamada Wayward Pines.

Así empieza una de las series con uno de los giros más brutales que un servidor recuerda en una serie y además, no lo hace al final de ninguna temporada, ni justo en el primer capítulo, no, lo tienes a mediados de la primera temporada y con ese giro, todo, absolutamente todo cambia.

No la voy a destripar, porque como sabéis la horda de seguidores que lee esto, no me gusta soltar spoiler sobre las cosas que veo o dejo de ver, así que, sólo os digo eso.

La serie consta de 2 temporadas (10 capítulos cada una), bastante diferentes entre ellas, siendo la primera bastante mejor que la segunda, justamente por ese toque de super misterio que hablaba antes y que ya se pierde en la segunda temporada. Aún así, más que entretenida y con rumores de una posible tercera temporada, que sinceramente no sabría muy bien como se podría enfocar.

Wayward Pines está inspirada en los 3 libros de Blake Crouch, donde digamos que la primera temporada cubre lo que sería la trilogía. El propio Crouch está metido en el equipo de supervisión de la serie, dando consejo y dirección a cómo ha ido desarrollándose la historia, lo cual es más que positivo de cara al enfoque final del producto, ya que su propio creador está metido en ello.

Buena serie, con temporadas cortas, cuyo inicio es sencillamente tremendo.

Stranger Things

Stranger Things

Normalmente cuando mucha gente empieza a hablar de una serie, siempre llego medianamente tarde, es decir, nunca tengo el tiempo que me gustaría para poder engancharme a esa serie y seguirla de forma normal. Con Stranger Things no podía ser de otra forma y aunque tarde, pude ver la serie de la cual todo el mundo habla.

Stranger Things, por si eres uno de esos seres humanos o Demorgorgons que no lo sabe, es una serie original de Netflix que consta de 8 capítulos ambientada (y este claramente ha sido su boom) en los 80, donde jugar al Dungeons & Dragons y pasear con bici a lo ET era lo más de lo más.

La serie luego cuenta la historia de una serie de amigos que de repente uno de ellos desaparece de una forma más que extraña, a partir de aquí entra en juego todo lo que podríamos esperar de una peli de Spielberg, Stephen King o James Cameron, pero todo metido en una serie, donde hasta alguna toma parece cogida de la ya mencionada ET o de Stand By Me (Cuenta Conmigo).

La serie está más que entretenida la verdad y ver a Winona Ryder en un papel protagonista (y molón), realmente atrae la verdad. Personalmente la serie me ha gustado, pero no tendría ni un 96.45% de boom si no estuviera ambientada en la época en la que está basada, es decir, si no fuera así, podríamos estar hablando de un capítulo de Expediente X o tal vez de Fringe, vamos, muchas cosas que hemos visto ya en series o películas de ciencia ficción.

Parece ser que habrá una segunda temporada, lo cual personalmente creo que será un error, ya que este tipo de series con una temporada (que además tiene un buen final…), podría ahorrarse estirar un chicle que igual al final se rompe…habrá que ver…