Guía para desarrollar aplicaciones para iOS de Apple

Una de las cosas que probablemente más me gustan de Apple es su forma que tienen de cuidar a su público y a sus desarrolladores.

Desde hace unos días está disponible en el apartado de desarrolladores un paso a paso de cómo desarrollar una app para iOS, desde qué hace falta, pasando por el paso final de subirlo a la App Store.

Guía más que interesante si estás interesado en el desarrollo de apps…

+ Star Developing iOS Apps Today

El iPad y un diseñador web

Hace mucho tiempo que tenía pensado hacer este post, de hecho he esperado para ya tener unos meses mezclando el uso del iPad con mi trabajo como diseñador/desarrollador web. Aquí os voy a contar mi relación con el iPad, las aplicaciones que uso y la forma en que ha cambiado mi forma de trabajar desde que lo utilizo.

Adiós papel

Uno de los primeros pasos en la creación de una página web, es la reunión previa con el cliente para ver que necesidades tiene para su proyecto web, aquí el iPad entra en acción haciendo que ya no tengas que necesitar más el papel y el lápiz para apuntar nada.

Mediante aplicaciones como Notas o Penultimate (ayudado tal vez de un stylus) tomo notas de dichas necesidades e incluso puedo mostrar algún boceto rápido para mostrar algún ejemplo o enseñar una primera distribución de la web. Tanto Penultimate como Adobe Ideas son ideales para estos primeros bocetos en plena reunión.

Nada mejor que llegar para ver esas anotaciones que abrir el iPad y ver dichas necesidades para poder hacer el presupuesto de dicha web. Una vez realizados los bocetos, llega el momento de mostrar el diseño web al cliente, aquí el iPad de nuevo entra en escena, mediante apps como Adobe Reader o la propia Fotos del iPad se pueden mostrar perfectamente dichos bocetos para que el cliente vea que aspecto va a tener su web. Si se quieren hacer anotaciones, de nuevo se puede recurrir a Penultimate que en sus últimas actualizaciones ya permite escribir encima de alguna imagen.

Cumpliendo tareas

Una de las apps que más utilizo es sin duda Wunderlist, un gestor de tareas que es perfecto para gestionar los diferentes proyectos en que puedes estar involucrado. Su posibilidad de realizar diferentes listas hacen de Wunderlist un perfecto gestor de proyectos, ya que dentro de cada elemento puedo ir añadiendo/chequeando las tareas de dicho proyecto. Además, en uno de mis últimos proyectos de colaboración, pude utilizar las listas compartidas, siendo de gran utilidad, para ver como cada parte de la colaboración iba progresando en el proyecto.

Formación

La industria del diseño/desarrollo web es casi como la informática, cada día surge algo nuevo y es bueno estar siempre lo más al día posible, para ello el iPad ofrece una serie de aplicaciones perfectas para ello: Reeder, un perfecto lector de feeds que se conecta con tu cuenta de Google Reader; Flipboard, donde añadir fuentes para verlas en forma de revista o Zite, donde a partir de tus gustos te muestra otros artículos de tu interés.

Si a todo esto le sumas alguna aplicación como Instapaper o Read It Later, hacen del iPad un perfecto complemento para tu formación, así como perfecto para esos momentos de espera entre reuniones.

Conectividad

En su día decidí comprar el iPad con 3G debido a que durante mis reuniones con los clientes necesitaba tener conexión por si alguno de ellos quería ver un ejemplo o en algún momento tenía que mandar algún correo o similar. Después de estos meses no me arrepiento para nada de esa elección. Poder enviar un mail justo antes de la reunión, revisar Twitter o comprobar los últimos mensajes en iMessage es toda una comodidad.

Luego tenemos aplicaciones como Dropbox o Evernote que también te pueden sacar de un aprieto en más de una ocasión, con algún PDF olvidado o alguna nota que necesitabas. De ahí la gran necesidad de tener este tipo de conexión en cualquier lugar.

Mi iPad, mi portatil

Se ha vendido el iPad como el fin de la era PC y para mi en cuanto a portabilidad lo es. No necesito portatil, ya que con el iPad tengo mis necesidades profesionales cubiertas con lo cual tengo un dispositivo ligero y que a parte de usarlo profesionalmente, es un elemento más de ocio en casa.

Para transportarlo utilizo la Smart Cover (que curiosamente tiene una versión con mi color corporativo) y una funda Hard Candy Cases, la Bubble que protege el iPad de forma perfecta.

Código

Para desarrollar web sigo usando un ordenador de sobremesa, mucho más cómodo, además, me gusta hacerlo siempre tranquilamente, aunque empiezan a haber aplicaciones para poder desarrollar con el iPad, pero eso es algo que como acabo de comentar, prefiero hacerlo con tranquilidad.

 

 

En definitiva, el iPad es una herramienta más en mi trabajo diario donde aprovecho algunas de sus características para hacer más fácil mi trabajo, sobre todo cuando tengo que desplazarme y reunirme con clientes o colaboradores.

La mentalidad

Hoy he estado leyendo una interesante entrevista que se hizo en Xataka a una serie de trabajadores españoles que están en la sede de Intel en Palo Alto, California.

De esta entrevista, sobre todo me quedo con la primera parte, la parte más personal, la parte donde cada uno cuenta como llegó y por qué a Intel. Aquí cuentan cosas muy interesantes, ya que son gente que ha estado ya varios años por tierras americanas y una de las frases que realmente me ha gustado es la siguiente, preguntados sobre las start-up y el éxito de las mismas:

Es el lugar ideal, porque la cultura empresarial estadounidense es más flexible con el fracaso. Conocemos a gente que ha iniciado una, dos, tres empresas nuevas, todas han fracasado y no pasa nada. Algunos incluso presumen sobre cuántas nuevas empresas fallidas llevan. No supone verguenza ninguna, al contrario. Tampoco hay problema a la hora de volver a tu antigua empresa.

Así de claro, aquí estamos con otro tipo de mentalidad, aquí en una sociedad donde hay más gente pensando en ser funcionario que en intentarlo por su cuenta, el fracaso es algo que sólo implica negatividad y eso es algo que estamos muy equivocados.

Personalmente creo que aplicar aquello de volverse a levantar, aprender de lo pasado y seguir adelante, es lo mejor sin duda para que los proyectos al final, tengan éxito.

Muchas veces veo las cosas tan fáciles, que me sorprende de la gente que lo ve todo tan y tan complicado… creo que es simplemente problema de mentalidad…

La migración web

Una de las cosas que muchas veces tenemos que hacer lo diseñadores/desarrolladores web es migrar webs de nuestros clientes a nuevos servidores.

Este proceso, debería realizarse bajo la supervisión del administrador de sistemas de la empresa donde va a estar alojada nuestra web, aunque en muchas ocasiones no es este el caso.

La metodología para hacer la migración puede variar pero en esencia siempre tiene que tener los patrones que te voy a comentar acontinuación:

Copia de Seguridad y Correos

Es vital realizar una primera copia de seguridad de los contenidos que se encuentran en el viejo servidor, esta copia debería constar, a parte de los archivos, la base de datos (si fuera el caso de la web), así como la estructura de subdominios, con esto nos garantizamos tener en local una copia exacta de la web.

Los correos es otra parte crucial en este primer punto de copias de seguridad. Importante ver el modo en que tenemos nuestro correo para no perder ninguno importante. Aquí ya dependemos del sistema de correo para realizar la copia de seguridad que toque o bien reenviarnos los correos importantes a una tercera dirección que haría de puente en todo este proceso.

Una vez tenemos la copia de seguridad ya podemos sin miedo subirlo todo al nuevo alojamiento.

Subida de archivos y creación base de datos

Dependiendo del tamaño de la web aquí es importante no hacer esta subida toda de golpe, es decir, mediante FTP si subimos toda nuestra web de golpe, corremos el riesgo de que surjan algunos archivos corruptos o sin permisos y no sepamos donde quedó la subida. Mi recomendación es realizar esta subida por carpetas, de esta forma la monotorización de posibles errores es mucho más sencilla y nos ahorrará tiempo sin duda.

Ahora llega el tiempo de crear de nuevo la base de datos e importar los datos que tenemos guardados en la copia de seguridad, seguramente tengamos que cambiar aspectos en nuestra configuración de conexión con la base de datos (nombre de base de datos, usuarios, contraseñas…).

Comprobación de permisos

Cuando la web ya está subida en el nuevo servidor es importante revisar los permisos de las carpetas, sobre todo aquellas que van a servir como almacenaje de archivos subidos por el cliente. Importante probarlo nosotros mismos antes de acabar con la migración.

Configuración de correos

Llega el tiempo de configurar los nuevos correos importando direcciones de contacto (si se cambia de plataforma o sistema) y reenviando esos correos importantes que habíamos guardado en esos correos intermedios.

Prueba final

Importante hacer una prueba final del correcto funcionamiento de toda la web, bien la podemos hacer nosotros o llamar a una tercera persona para que lo revise todo.

Estos pasos son sólo una estimación para realizar la migración web. Es importante antes de realizar la migración, pactar con el cliente los plazos de la misma y hacerlo en aquellos días que menos impacto puede causar al cliente una posible caída de la web o un periodo sin dar servicio bien la web o bien el correo electrónico.

También es primordial una correcta y buena comunicación con el administrador de sistemas tanto del viejo servidor como del nuevo, para posibles incidencias en la creación de algún subdominio, correos o refrescos de DNS.

Uno de esos días

Es divertido cuando te planteas la semana y ves que de repente todo cambia de un día a otro y tienes que hacer un proyecto en casi tiempo record.

Esto hace que todo cambie, es decir, la planificación semanal se va al garete, ya que el plazo de entrega para el nuevo proyecto lo exige. A partir de ese momento el tempo que llevabas cambia y lo que toca es ponerse manos a la obra con el 200% de facultades para acabarlo.

Luego llegamos al momento de la entrega, la cosa va bien para que nos vamos a engañar, pero justo cuando piensas que empieza el fin de semana, te das cuenta que no, que aún te quedas cosas que hacer, que desgraciadamente no sale a la primera.

Y en esa estamos, haciendo y haciendo para que el lunes esté todo perfecto y nadie se de cuenta de nada…