en NYC

NYC: El Vuelo

Algunos que me conocen saben que no soy muy amante de volar, más bien todo lo contrario, así que muchas preguntas al respecto a la vuelta (y también a la idea) fueron por esta parte… qué tal el vuelo?

Bien, gracias. La verdad es que fue tranquilo, tanto los enlaces como los grandes, sin ningún sobresalto ni nada similar. Eso sí, es cansado, sobre todo la vuelta, ya que con el cambio horario y demás, llegas en estado semi-zombie.

Mi receta para ambos viajes fue fácil: Beats puestos para cancelar algo de ruido, música más bien tranquilita, The Wire y cerrar los ojos para intentar dormir algo, cualquier algo vale.

La ida la haces sin darte cuenta, y eso que es más larga… pero la vuelta, paciencia y calma.

Oyendo: Ikah – Buenas Intenciones

Escribe un comentario

Comentario